Más acá hablaremos de aquellos que llevan por todos los rincones de Panamá la música vernacular que tanto nos distingue y nos hace sentir orgullosos de lo que hoy somos…¡panameños de pura cepa!

No se puede hablar de música típica-popular en Panamá sin referirse a Dorindo Cárdenas y a su acoplado conjunto-escuela “Orgullo Santeño”.

“EL POSTE DE MACANO NEGRO”, como es conocido, nació en el año 1936 en la población de Aguabuena, Provincia de Los Santos. A los 7 años empezó a tocar el violín, el acordeón vino después. Su infancia transcurrió metido en el monte, fue criador de pollos, de puercos, fue peluquero y en sus tiempos libres  reparó instrumentos  musicales como guitarras y violines, también arreglaba uno que otro taburete, zapatos, entre otros oficios.

Como compositor, su mayor éxito sin duda alguna fue el “XV FESTIVAL DE GUARARÉ”, que fue récord en ventas.

Es hijo de Peregrino Cárdenas, un poeta de corazón que cantaba y tocaba tambor, y tuvo un tío que tocaba el violín, ambos le heredaron el don de la música.

Después de haber dejado en alto su nombre en las faenas agrícolas, emigró a la Provincia de Chiriquí, donde compuso en Dolega su primera cumbia titulada “Santiago de los Anastacios”.

El espacio no alcanza para enumerar las realizaciones de un artista como Dorindo, que ha sido líder musical por varias décadas en nuestro país, a tal punto que se le conoce como el “EL ÍDOLO DE LAS MULTITUDES”.

FUE DISTINGUIDO POR LA ORDEN VASCO NÚÑEZ DE BALBOA. 

Dorindo está a la misma altura como músico y compositor. Como acordeonista ha dominado el escenario de las principales fiestas nacionales, incluyendo los carnavales capitalinos, el Festival de la Mejorana, las fiestas de Santa Librada, ferias regionales, entre otras. A ese periodo se le conoce como “LA ERA DE DORINDO CARDENAS”.

Como compositor, su mayor éxito sin duda alguna fue el “XV FESTIVAL DE GUARARÉ”, que fue récord en ventas con Dorindo y Los Corraleros de Majagual, de Colombia. “EL PREMIER DE LOS COMENDADORES”, otro de los tantos calificativos con el que se le conoce, representó a Panamá en el Festival Mundial del Acordeón en Venezuela, y también tuvo una activa participación en el Famoso Festival de la Leyenda Vallenata en Valledupar, Colombia. Ha viajado por Estados Unidos animando peleas de título mundial de nuestros compatriotas, así como por varios países de Europa y Asia.

Fue distinguido por la Orden Vasco Núñez de Balboa y como hijo Meritorio del Distrito Capital, además de presidente del Club de Leones de Las Tablas.

Dorindo Cárdenas ha grabado más de 300 discos sencillos, una docena de LP, incluyendo discos compactos. De su época de oro datan los que fueron integrantes de su conjunto “Orgullo Santeño”, como Manuel Antoni y Cesar Rivera, Rufino y Moisés (Ché García), Noelín y Dionis Durán, Hernán Vergara, Lino Francisco Rodríguez y la legendaria Eneida Cedeño.

Es difícil condensar la historia de Dorindo en un espacio tan reducido, pero podemos argüir que ha sido la figura más prominente de una época en que fue luminaria como acordionista, compositor y adalid de una corriente musical, fiel a su origen.

Dorindo es espejo en el que miran muchos músicos jóvenes. Sigue descollando entre los grandes, mostrando su talento a propios y extraños porque su música no tiene fronteras.

Al momento de escribir este artículo, tenía 64 años y dijo sentirse  satisfecho con lo que ha hecho como ser humano y como músico. Nos compartió su opinión sobre los cambios que hoy se dan en la música típica.

“Los cambios han afectado la percusión para bien, pero para mal en los aires, aunque han sido necesarios le han quitado lo autóctono a la música, debido a las salas que ahora son más grandes y necesitan de más fuerza para que la música sea escuchada con más claridad”.

No cabe duda que es todo un artista e incansable trabajador.

¡Suerte y muchos éxitos Dorindo!

Por:

Antonio “Toño” Díaz

Aric Ahmed Pimentel

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here