El Árbol de Granadillo, del pueblo de Río de Jesús, florece durante el amanecer del Viernes Santo y cada 3 de mayo, día de La Cruz. La gente viene a verlo, a rezarle y hay quienes se suben al árbol para obtener sus flores que son utilizadas para el dolor de cabeza, dolores musculares, dolores de oído y para otros malestares.

Una persona que no creía lo derribó y dicen que se cortó la pierna y que el árbol olía a podrido, como si se hubiera muerto alguien.

Cuenta la leyenda que el árbol original no florecía y el padre de la iglesia de la comunidad lo mandó a tumbar porque además, las fotos que se le tomaban no salían.  El actual sí florece y sí sale en las fotos y además hace milagros, dicen algunos lugareños.

«Uno ofrece una manda, él hace la fuerza y uno paga la fuerza que él hace». A éste árbol se le pide la manda en Semana Santa, como a un santo y dependiendo de la devoción que se le tenga, así mismo se alcanza lo que se le pide. En Trinidad hay otro que se llevaron de Río de Jesús.  El principal, una huracanada lo derribó. Cuentan que los guardias lo mandaron a tumbar y que todo aquel que intentó tumbarlo, algo malo le sucedió. Entonces, una persona que no creía lo derribó y dicen que se cortó la pierna y que el árbol olía a podrido, como si se hubiera muerto alguien.

LA GENTE VISITA EL ÁRBOL Y ALGUNOS LE REZAN.

Bueno señores, el árbol para nosotros es eso, un árbol. Pero Guaricha respeta en todo momento la opinión y la creencia de todas aquellas personas que visitan el árbol.

Por ahora sólo nos queda decir:  ¡Gracias! a la gente de Río de Jesús por guiarnos hasta el árbol, ya que solos,  jamás hubiéramos llegado.   Por: Aric Ahmed Pimentel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here