Sucio, destrozado, mal oliente y en ruinas, así lo encontré. Jamás se me había pasado por la mente regresar.

En busca de una cura, por razones que no vienen al caso, me topé con él de nuevo. Estaba como siempre, con las puertas abiertas y sin preguntar ¿cuánto cargas en el bolsillo?.

Design is not just what it looks like and feels like. Design is how it works.

Esas cosas del destino lo llevan a uno a pensar que somos nada y lo único que nos llevamos son los bellos recuerdos.

De joven venía mucho y desde abajo contemplaba el enorme “Elefante Blanco” y al majestuoso “Santo Tomas”. Impresionado, pero con mucho miedo, recorría los pasillos en busca de “sanación», que en mi mente era “una inmensa aguja que saca sangre y duele”.

Hoy regreso porque “alguien así lo quiso” y veo como las cosas van cambiando para bien, levantando de los escombros recuerdos inolvidables de mi niñez, de mi  juventud, de mi vida, de mi.

Thanks for looking at our theme

Pocas obras benéficas tienen el renombre continental del Hospital Santo Tomás. Por su suntuosidad, por su legendaria política de “puertas abiertas para todos», sin distinción de clase, raza o creencia, tal institución orgullo de América, vive perenne entre nuestros recuerdos.

A morning without coffee is like sleep.

El origen del actual Hospital Santo Tomás data del año 1703. El 11 de abril el Obispo de Panamá, Fray Juan de Argüelles, (Agustino), escribió al rey informándole que había edificado un hospicio que venía funcionando desde el día de Santo Tomas de Villanueva, 22 de septiembre, para albergar mujeres pobres. En esa carta le suplicaba que le diese el nombre de Hospital Santo Tomas de Villanueva.

Después de varios años de servir a la comunidad, en 1819 se inició la fundación del nuevo hospital, pero años más tarde por las persecuciones religiosas del Presidente de Nueva Granada y por los decretos de prisión y los injustos decretos de desamortización por los cuales suprimían las comunidades religiosas en toda la república de Colombia, se volvió a clausurar junto al Hospital de San Juan de Dios.

Finalmente en 1864 se destinaron grandes sumas de dinero para la reparación del edificio, pero no fue hasta el 1 de septiembre de 1924,  que se inauguraron la mayoría de sus pabellones. Este hospital es digno de admiración por su suntuoso aspecto arquitectónico. Él hace honor a nuestro país y es considerado por muchos como uno de los más grandiosos en su género en el continente americano.

El Dr. Belisario Porras, quién con su perseverancia y acción dinámica hizo surgir la obra y luego la fundó, el Dr. Manuel Amador Guerrero que dejó sus sacrificios, amores por la humanidad y todas sus filantropías, enfermeras, capellanes, doctores y pacientes, descansan hoy en los rincones históricos de nuestro “ORGULLO DE AMÉRICA”.

Hoy puedo observar y recordar, los años pisoteados por “invasores” en busca de algo que jamás encontrarían, olvidando por momentos de ira y desesperación que lo único que él nos podía dar, era la esperanza de vivir.

Continuará…

Gracias al Gobierno Nacional (año 2001) por mejorar la historia de nuestra gente, de nuestros hijos, de nuestros enfermos, y la mía.

*Datos obtenidos de “HISTORIA RELIGIOSA DEL HOSPITAL SANTO TOMAS”. A través de los 50 años de su inauguración. Por: Florencio Valtierra, CLARETIANO, Capellan del Hospital. 1 de septiembre 1924 al 1 de septiembre 1974, a.m.d.g. et c.i.m.

Por:

eL DocToR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here